Seguidores

Traduceme!

viernes, 30 de octubre de 2009

Mi hijo perruno




Los que conviven con el aseguran que es un excelente animal de guarda, sigiloso y poco ladrador.

HISTORIA.

La historia del Akita Inu es una mezcla de hechos reales y de ficción que abarca un larguísimo espacio de tiempo.

Estamos ante un animal considerado perro nacional de su país de origen: Japón.

Los primeros ejemplares conocidos datan de mediados del siglo XV, aunque ciertos historiadores hablan de ejemplares de hace 30 siglos. Lo que sí podemos asegurar es que el Akita Inu es la raza más antigua de las siete razas Japonesas que fueron declaradas Monumento Natural Nacional por el Ministerio de Cultura Japonés; este hecho permitió que fueran protegidos por el Estado, lo que le proporcionó interesantes consecuencias.

Los primeros ejemplares fueron criados en poblados alejados de la civilización; se llamaron"dedasi", que quiere decir perros del inicio, del comienzo o perros primitivos. Gracias a esta forma de vida, sin contacto con el mundo exterior, mantuvieron un alto grado de pureza.

La región de Akita se encuentra en el norte oriental de la provincia de Honshy, territorio montañoso, muy rocoso y de clima extremo. Esta región tiene una gran tradición cinegética, y en ella se utilizo al perro original en el acoso y rastreo de las piezas de caza. Una de sus especiales características como cazador es que no emitirá ni un gruñido hasta doblegar a la presa.

La leyenda cuenta que una pareja de Akitas consiguieron acosar y retener a un Oso Yezo de unos 365 Kilos hasta que llegaron los cazadores para abatirlo. Por este motivo, los cazadores comenzaron a realizar cruces selectivos, buscando mayor tamaño que permitiera abatir piezas más importantes. El aumento de peso fue acompañado de una evidente perdida de agilidad.

La posesión de un Akita ha sido y es en Japón un signo de alto estatus; su tenencia es una de las mayores garantías de poder.

Las mujeres trabajadoras consideran al Akita como un excelente ayudante para el cuidado de los más pequeños de la casa; soportaran sus juegos sin protestar y serán incapaces de producirles cualquier daño por muy irritantes que sean las actividades de los niños.

El Akita también es considerado en Japón como un amuleto de buena suerte: se regalan estatuillas y dibujos de los mismos en los momentos de felicidad, como el nacimiento de un niño, para desear salud y bienestar a un ser querido...

DESCRIPCIÓN.

El Akita tiene una apariencia general de perro de talla grande, de estructura sólida, bien equilibrada, con mucha sustancia y huesos pesados. Una característica de la raza es la cabeza ancha en forma de triángulo obtuso, con hocico profundo, ojos relativamente pequeños y orejas erectas.

Cabeza y región craneal: maciza pero equilibrada con el cuerpo; no debe presentar arrugas cuando el animal está en reposo. Vista desde arriba, la cabeza forma un triángulo obtuso.

El cráneo es amplio y plano entre las orejas. La depresión fronto-nasal debe ser bien definida, pero no demasiado brusca.

Región facial: la trufa será amplia y de color negro; sólo en los perros blancos se admite la coloración hígado, aunque será preferible la coloración negra.

Los labios serán negros y no colgantes; la lengua rosada; sólo en los perros de color blanco se admiten los labios de color hígado.

Las mandíbulas serán fuertes y poderosas; los dientes fuertes, con dentadura regular y completa; la mordida será preferiblemente en tijera, aunque se admite la mordida en pinza.

Los ojos de color marrón oscuro, relativamente pequeños, hundidos y de forma casi triangular.

Las orejas firmemente erguidas y pequeñas en relación al resto de la cabeza. Son triangulares, ligeramente redondeadas en las puntas, anchas en la base y colocadas no muy abajo en la cabeza.

Cuello: grueso y musculoso, con mínima papada; es relativamente corto, con ensanchamiento gradual hacia los hombros.

Cuerpo: más largo que alto; la piel no es muy fina, ni demasiado tiesa, ni floja.

La espalda es recta, el lomo firmemente musculoso; el pecho es amplio y profundo con costillas bien arqueadas y antepecho bien desarrollado. El vientre está moderadamente recogido.

Cola: Fuerte y con abundancia de pelo duro y liso; de implantación alta y llevada sobre la espalda o apoyada en un flanco con un enroscamiento de tres cuartos, completo o doble, siempre cayendo sobre o por debajo del nivel de la espalda.

Extremidades:

-Miembros anteriores: vistos de frente deben ser rectos y de huesos pesados; los hombros son fuertes y poderosos, moderadamente inclinados hacia atrás. Los metacarpos estarán ligeramente inclinados hacia delante, formando una angulación con la vertical de unos 15 grados.

-Miembros posteriores: fuertemente musculosos, de amplitud y osamenta semejante a la de los miembros anteriores. Los muslos son fuertes, bien desarrollados y paralelos si los vemos desde atrás. La rodilla es moderadamente angulada y el corvejón bien descendido, sin girarse hacia fuera o hacia dentro.

Los pies dirigidos rectos hacia delante; dedos bien arqueados con almohadillas gruesas.

Movimiento: poderoso, con pasos de longitud y empuje moderados. El movimiento es paralelo, visto de frente o desde atrás. El dorso se mantiene fuerte, firme y recto.

Pelaje: capa doble de pelos: la capa interna debe ser de pelo abundante, suave y denso, con pelos más cortos que la capa externa. La capa externa debe ser de pelo liso, de textura dura/rígida y estar algo separada del cuerpo.

El pelo de la cabeza, el de la parte inferior de los miembros y el de las orejas debe ser corto. El pelo que cubre la cruz y la grupa será de unos 5 cm. aproximadamente.

El pelo puede ser de cualquier color.

Tamaño: los machos tendrán una altura a la cruz de 66 a 71 cm.; las hembras tendrán una altura a la cruz de 61 a 66 cm.

CARÁCTER.

El Akita es un perro amistoso, receptivo, majestuoso, obediente y valiente; un animal siempre alerta.

Los que conviven con estos ejemplares aseguran que es un excelente perro de guarda, sigiloso y poco ladrador; solo emitirá ladridos cuando exista un motivo real de alarma.

Los educadores profesionales hablan del Akita como un perro fiable, de carácter territorial y algo impulsivo.

Son excelentes aliados de los niños y de la familia; desde la antigüedad, las familias japonesas les asignaban la tarea de protectores de la casa y de los niños, por su desarrollado

instinto de protección.

Y para concluir son unos peluches gigantes, amorosos, muy demostrativos y agradecidos!

Y conviven perfecto con Valkyria mi hija gatuna que es quien lleva la batuta en casa. XD

Related Posts with Thumbnails